El color en las plantas suculentas

El cambio de color en las plantas suculentas

Uno de los aspectos mas llamativos en el cultivo de las plantas suculentas es el cambio de color de sus hojas. Es habitual observar, en función de las condiciones ambientales y del cultivo, que éstas viren del color verde a los amarillos y rojizos. Ello se debe al equilibrio entre los distintos pigmentos que tienen las plantas.  El color verde se debe a la clorofila, mientras que de los colores amarillentos-anaranjados son responsables los compuestos carotenoides y de  los rojizos, azules y morados, las antocianinas.

La clorofila es el compuesto encargado de realizar la fotosíntesis, y por tanto de transformar el C02 en oxigeno y azucares, y juega por tanto un clave en el desarrollo de las plantas. Es por ello que en los periodos de crecimiento como la primavera y el verano sea el pigmento mas abundante. Cuando los días se acortan y las temperaturas bajan su producción decrece.

Los pigmentos carotenoides también absorben los rayos del sol, los azules y los verdes y reflejan los amarillos. Aunque en menor escala también a ayudan en la fotosíntesis.

Las antocianinas, a diferencia de los compuestos carotenoides son pigmentos hidrosolubles que se hallan en las vacuolas de las células vegetales, y entre sus funciones está la de proteger a las hojas y a los tallos de la radiación ultravioleta-

En condiciones idóneas de temperatura, humedad y luz predominan los colores verdes gracias a la clorofila que participa en el  proceso de la fotosíntesis. Pero, cuando la actividad fotosintética se reduce, por que desciende la luz, o aumenta o desciende la temperatura, la producción de clorofila disminuye y visualmente se aprecian los colores amarillos-anaranjados, o rojizos. Dicho de otra manera, en condiciones de sombra las plantas suculentas mantendrán un color verde, pero si se colocan al sol o en temperaturas extremas, las antocianinas estarán en mayor concentración, ya que estas protegen a las plantas suculentas del espectro ultravioleta y de las temperaturas extremas. Por otro lado, como las antocianinas son mas estables a temperaturas bajas, veremos de colores verdes a nuestras plantas suculentas en temperaturas cálidas, mientras que en otoño y en invierno tendrán colores mas rojizos.

Podemos forzar por tanto a nuestras suculentas para que predominen en sus hojas unos colores u otros, limitando los factores que hacen posible la fotosíntesis (luz, temperatura, agua…) Así, si exponemos nuestras suculentas a altas o bajas temperaturas, modificamos la luz solar directa, las cultivamos en un sustrato pobre a nivel de fertilizantes, y reducimos el riego facilitaremos que predominen los pigmentos carotenoides o las antocianinas frente al verde de la clorofila en las hojas de nuestras plantas.

Se pueden establecer por tanto tres condiciones o situaciones de stress que harán que las suculentas aumenten su producción de antocianinas y carotenoides.

1.- Cambios en la exposición del sol. El aumento en la exposición al sol hace que las suculentas sometidas a estas condiciones de estrés produzcan mas antocianinas para su protección, y los cambios de color serán bastantes notables. A mas luz solar mas antocianina

2.- Fluctuaciones de temperatura y cambios estacionales. Cuando cambian las estaciones las plantas experimentan diferencias de temperatura y cambios de iluminación. Es por ello que con los cambios de las estaciones las rosetas de los Sempervivum cambian drásticamente de color, ofreciéndonos a partir de otoño una paleta diversa de colores rojizos

3.- Cambios en los niveles de agua. Aunque las plantas suculentas están adaptadas a unas condiciones de escasez de agua, prosperan mejor con un riego adecuado y no causa ninguna sensación de estrés, pero si el periodo de sequía se prolonga y/o el riego no empapa todo el cepellón, la planta se estresa y produce niveles mas altos de antocianina.

No obstante, no todas las suculentas tienen el mismo comportamiento a estas situaciones de stress. Las que mejor resultados dan en este sentido son: aloes, crassulas, kalanchoes, euforbias, sempervivum, sedum, aeonium, echeverias, sedeverias…. En cualquier caso, estas condiciones de estrés deben ser limitadas en el tiempo (durante unas semanas) y estar atentos a posibles daños, ya que no debemos olvidar que estamos sometiendo a nuestras plantas a unas condiciones de tensión ambiental. Prueba y veras los cambios.

Comentarios

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre